El Zoo de Barcelona, situado en uno de los pulmones de la ciudad como es el Parque Ciutadella, es sin lugar a dudas uno de los zoológicos más importantes de Europa y por tanto, un lugar turístico de visita que no podíamos saltarnos en esta Guía de Barcelona. Parte de su importancia, se debe a Copito de Nieve, el Gorila Blanco (totalmente albino) que se alojó en sus instalaciones por alrededor de 40 años y que falleció en 2003 por un cáncer de piel.

El Zoo de Barcelona se inauguró en el año 1892 y fue ubicado en el Parque de la Ciutadella para aprovechar los edificios construidos para la Exposición Universal de Barcelona de 1888, que quedaron vacíos al finalizar la exposición.

Hoy en día, en el Zoo de Barcelona, podemos encontrar más de 7.000 animales distribuidos en más de 400 especies diferentes, y esto es lo que lo convierte en uno de los zoos más importantes de Europa.

Los tres objetivos principales del Zoo de Barcelona son la investigación, la educación y por su puesto, la conservación.

Una de las partes más interesantes del Zoo de Barcelona para los más pequeños de la familia es La Granja. La Granja es un departamento del Zoo donde los niños pueden interactuar con animales de granja como son los conejos, cabras, cerdos…

Para los peques y los no tan peques, también hay espectáculos muy interesantes como el espectáculo de los delfines en el delfinario del Zoo, digno de ver y de parada obligatoria si decides ir al Zoo!

Para finalizar este apartado, en esta Guía de Barcelona os recordamos que existe un bono anual muy interesante para las familias con niños que piensa visitar el Zoo de Barcelona bastante a menudo.

El Zoo de Barcelona abre todos los días del año a las 10 de la mañana y los horarios de cierre dependen de la temporada, siendo el día que más temprano cierra el 25 de Diciembre, cerrando al mediodía.

El Zoo de Barcelona. Fotos: